2016/04/04

Voto a voto: comité que analiza la impugnación de Dilma Rousseff en Brasil aprobaría la iniciativa


Los seis integrantes que aún están indecisos jugarán un papel clave. La oposición ahora sólo necesita convencer a dos para tener mayoría.

La suerte estaría echada para la presidenta brasileña Dilma Rousseff. El comité especial de impugnación de la Cámara de Diputados estaría en su mayoría a favor de destituir a la mandataria. Por eso, la labor del Palacio de Planalto se concentra ahora en frenar el proceso en el plenario de la cámara.
La mandataria está acusada de realizar trucos contables para cuadrar el presupuesto fiscal de 2014, algo que se conoce como “pedaladas”. Pero un grupo de parlamentarios solicitó que a ese proceso se sume su intento por incorporar al ex presidente Luis Inácio Lula da Silva al gabinete para protegerlo de la investigación por corrupción en el marco de la Operación Lava Jato, el esquema de corrupción que giraba en torno a Petrobras.
La comisión especial que evalúa el proceso de impeachment se constituyó el 17 de marzo, el día en que se eligieron sus 65 miembros. Se necesita una mayoría simple que apruebe la moción para que esta pase al pleno de la sala, es decir, los votos de 33 parlamentarios.
Libertad de acción
De acuerdo con información recopilada por medios locales, en el comité hay al menos 31 diputados a favor de la destitución, mientras que 28 optarían por enterrar el proceso.
La mayoría de los partidos dejaron en libertad de acción a cada uno de sus parlamentarios. Pero en la práctica hay varios partidos que se manifestarán en bloque: a favor lo harán el PSDB, PSB, DEM y otros partidos con menor representación.
A ellos se suman la mitad de los miembros del PMDB (el partido más grande de Brasil, que la semana pasada se salió del gobierno), y algunos de los parlamentarios del PP, del PSD y PTB. Con eso totalizarían 31 votos en la comisión.
En contra votarán en bloque el Partido de los Trabajadores (PT, la colectividad de Rousseff y de Lula), el PDT y otros partidos con menor representación. Asimismo, se repartirán los votos restantes del PMDB, PP, PR, PSD y PTB. Los parlamentarios que votarían en contra sumarían entonces 28.
Los representantes del PRB, PTN, PMB y REDE y uno del PR están indecisos aún, transformándose en seis votos clave, ya que la oposición necesitaría sólo dos más para aprobar el proceso. Pero la oposición es más optimista, y proyecta que hay al menos 40 votos a favor de la impugnación.
La posición del gobierno es, por lo tanto, desventajosa. Y la semana pasada se sumó otro golpe. La diputada Zenaide Maia, del PR, que votaría en contra de la destitución, renunció al comité argumentando problemas de salud de su familia.
Cámara de Diputados
Si el impeachment es aprobado por la comisión, pasará al plenario, donde se necesitan dos tercios, o 342 votos, para que reciba luz verde. Luego pasará al Senado, donde se requiere una mayoría simple, pero la decisión puede ser apelada en la Corte Suprema.
El gobierno ha dicho que tiene suficientes votos como para detener el proceso en el Congreso. De hecho, en el papel la coalición del PT, PP, PR y PSD suma 179 diputados, superando los 172 necesarios para frenar el proceso. El problema es que los partidos han dado libertad de acción a sus miembros y la coalición se está derrumbado.
El PMDB rompió oficialmente con el gobierno la semana pasada, mientras que el PP ha dicho que tomará una decisión sobre su continuidad en paralelo a la votación en el comité especial. De acuerdo con personeros del PP, más de 35 de sus 49 diputados están a favor de salir del gobierno, los mismos que podrían votar a favor de la impugnación en la cámara. El PR, que cuenta con 40 diputados, estaría dividido.
Para garantizar su permanencia, Rousseff debe negociar con cada uno de los partidos, porque además, en la oposición ocurre algo similar. El presidente del PSB, Carlos Siqueira, declaró la semana pasada que más de un 80% de sus 31 diputados está a favor de la destitución. En el PMDB, entre cinco y quince de los 68 parlamentarios estaría en contra de la impugnación.
El comité pro-impeachment proyecta que hay 346 parlamentarios a favor de que Rousseff se aleje del cargo. Más optimista es el vicelíder de la minoría en la Cámara de Diputados, Raul Jungmann (PPS), que afirma que el gobierno cuenta con 150 votos en el plenario, mientras que la oposición tendría 363 votos a favor de la impugnación.
Planalto calcula que Rousseff tiene entre 130 y 150 votos que la respaldan, según informó O Estado de Sao Paulo. La estrategia del gobierno es aprovechar la salida del gabinete del PMDB para ofrecer ministerios a partidos como el PP y el PR, a cambio de su respaldo en el Congreso. Pero esta jugada no está garantizada.
Lula, nombrado articulador político del gobierno, se reunirá uno a uno con los diputados del PMDB, especialmente del norte y noreste, donde concentra su base de apoyo.
Imagen foto_00000001

www.df.cl
Publicar un comentario