2016/04/07

Tras dura derrota en Wisconsin, ahora Trump y Clinton se juegan la nominación en Nueva York

Victorias de Ted Cruz y Bernie Sanders en Wisconsin configuraron un escenario incierto en la disputa por la Casa Blanca.
Por Ignacio Gallegos
Tras dura derrota en Wisconsin, ahora Trump y Clinton se juegan la nominación en Nueva York
Donald Trump sufrió una dura derrota en las elecciones primarias de Wisconsin el martes por la noche. El polémico pre candidato republicano logró apenas seis de los 42 delegados en disputa, mientras que su rival, el senador por Texas, Ted Cruz, consiguió una de sus mayores victorias.
La caída aumentó las posibilidades de que Trump no logre la cantidad de delegados suficiente para asegurar su nominación en la reunión del partido en julio, y tenga que luchar por su derecho en lo que se denomina una convención negociada, donde sus detractores podrían levantar a otro aspirante.
El comando de Trump acusó el golpe y a través de un comunicado ayer calificó a Cruz como un “caballo de Troya usado por los jefes del partido para robarle la nominación”.
Cruz aún está lejos de convertirse en el favorito y necesitaría al menos cuatro quintos de los votos que quedan para lograr la nominación. Pero podría haber hecho suficiente daño como para evitar que el multimillonario reúna los 1.237 delegados necesarios, y obligar así al partido a escoger a su candidato en la convención nacional. Ahí, Cruz se presentaría como un político de carrera, mientras el discurso incendiario y poco convencional de Trump podría jugarle en contra.
Para ello, sin embargo, será clave lo que ocurra en las próximas primarias de Nueva York, el 19 de abril, donde los republicanos se disputan 95 delegados. A ese estado, Trump llega con 31 puntos de ventaja en las encuestas, pero en una mala racha: antes de Wisconsin, ya había perdido en Utah y North Dakota. El impulso está en la campaña de su contendor.
La batalla de Sanders
En la carrera demócrata, en tanto, el senador Bernie Sanders anotó en Wisconsin su sexta victoria consecutiva ante la ex secretaria de Estado Hillary Clinton. Con ello, el autodenominado candidato socialista logró estrechar las distancias y ganar credibilidad, pero su carrera aún es cuesta arriba. Y la clave para los Demócratas también estará en Nueva York. El partido disputa 291 delegados en el estado donde Clinton cuenta con una narrativa ganadora: ahí nació su carrera electoral y la tuvo como senadora durante ocho años. Las encuestas le dan una ventaja de al menos diez puntos sobre el senador de Vermont. De ganar, consolidaría una ventaja que hoy es de más de 700 delegados.
Con ese escenario, la apuesta de Sanders apunta a evitar que Clinton logre los 2.383 delegados necesarios para ser nominada antes de la convención demócrata.
El candidato, no obstante, muestra confianza. “Creo que tenemos una excelente oportunidad de ganar Nueva York y muchos delegados en ese estado”, dijo a sus votantes en Wyoming, que también espera ganar este sábado. “Tenemos un camino hacia la victoria”, senteció.
Imagen foto_00000001
www.df.cl
Publicar un comentario