2016/04/04

Peter Hill a Bachelet: “Tenemos que trabajar, busquemos crecimiento y dejémonos de estupideces”

Según el presidente de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), se debe volver a la confianza y dejar de decir que “todo lo pasado hay que cambiarlo”.

Por K. Peña y D. Vásquez
Peter Hill a Bachelet: “Tenemos que trabajar, busquemos crecimiento y dejémonos de estupideces”
Para el presidente de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), Peter Hill, las magras cifras económicas no hacen más que demostrar la urgencia de pasar del discurso a la acción. “Hay que capear el temporal y buscar cómo capearlo. Esa es la preocupación mayor que uno tiene hoy como empresario”, sostiene. Sin embargo, hoy el sentir del sector es lapidario: “En esta pasada, simplemente los oídos tanto del Ejecutivo como del Legislativo están puestos en otra parte”, plantea el dirigente.
- ¿El gobierno se está viendo “entrampado” con este plan reformista?
- Creo que el gobierno nunca pensó que después de dos años en La Moneda se iban a encontrar con un país creciendo al 1,5%-1,8%, no estaba en su pensamiento. Y no es solamente un problema externo, sino también es un problema interno.
En la nueva Constitución todavía no conocemos a todas letras qué es lo que quieren hacer y qué es lo que quieren cambiar. A mí me preocupa el derecho de propiedad.
- ¿El gobierno no ha dado garantías de que no se va a tocar el derecho de propiedad?
- No he escuchado nada.
- ¿No hay ninguna señal como para dejarlos tranquilos en este tema?
- No podrían decirlo responsablemente, porque no hay nada escrito. Todo el tema de los cabildos es una faramalla. Tengo la sensación de que Bachelet está feliz y realizadísima de lo que ha hecho más allá de Caval, que es harina de otro costal. Como obra política de gobierno ella está feliz.
- Obra política, pero no económica…
- No importa. Son ciclos. El ministro Eyzaguirre dijo en Icare que en los primeros dos años de gobierno hemos logrado hacer varios cambios fundamentales y que el resultado lo veremos en muchos años más.Reconoce claramente que todo esto ha causado el clima actual -de incertidumbre y baja inversión- pero si uno proyecta esto para adelante, dice que estaremos agradecidos por todos estos cambios. Ese fue el mensaje.
- ¿Bachelet logrará al final de su gobierno repuntar la economía?
- De aquí a dos años, cómo están las cosas, no lo veo.
- ¿Terminará un mal gobierno?
- Están las estadísticas. Como tema económico, este es un mal gobierno.
- ¿No hay forma de que repunte?
- Tendría que pasar algo que lleve a la nubes el precio del cobre. Salvo el ministro Valdés, y dos o tres miembros más del gobierno, al resto no le interesa. Este no es un gobierno para crecer, es un gobierno para hacer reformas estructurales profundas en la sociedad chilena al costo que sea.
- ¿Qué le pediría a la Presidenta?
- Dediquémonos a trabajar y no digamos que todo lo pasado es malo, que todo lo que está es malo y que todo lo que viene del pasado hay que cambiarlo. Dediquémonos a trabajar, busquemos crecimiento y desarrollo. Cuando el país crece sobre el 4 ó 5% significa menor pobreza, mayor riqueza y mayor empleo y eso lo demuestran todas las estadísticas económicas del pasado. Hoy, crecer 1%, 1,5% ó 1,8% significa mayor pobreza y mayor desempleo. Eso es lo que tenemos que trabajar y dejémonos de estupideces. Para qué decir que todo lo pasado hay que cambiarlo, volvamos a la confianza.
- Cuando el gobierno dice que se debe dejar atrás el pesimismo, ¿sólo contribuye a tensionar más al empresariado?
- Para el gobierno es fácil decir “ustedes son los culpables, porque no invierten, porque andan todos chuteando las piedras diciendo que el país está pésimo”, pero ¿los números qué dicen? Seamos realistas.
- ¿Hubo algo que podrían haber hecho y no hicieron?
- El empresariado está mirando el país en la situación en la que está hoy y obviamente va a seguir trabajando, seguirá produciendo, incluso con el temporal que tenemos. Pero también me encantaría ver un mayor trabajo entre el sector público y el privado. Este gobierno ha sido distinto al de Frei, Lagos y el anterior de Bachelet. Había mucho más trabajo entre el sector público y el privado en conjunto analizando los temas y viéndolos. Hoy eso no existe. Vamos al Parlamento y uno dice “para qué voy a perder el tiempo…”.
- ¿Es una puesta en escena para decir que hay comunicación con los privados cuando esto no es real?
- Vas a las comisiones, te dejan esperando afuera una hora y media y después te dan 10 minutos para hablar. Y fijo que te hacen una pregunta de alguien que no entendió nada lo que hablaste, entonces, ¿cuál diálogo? Cuando ves que se están impulsando reformas laborales importantes, en un período de tiempo breve, que no han sido debidamente analizadas, el sector empresarial tiene una obligación y es tratar de evitar que eso pase.
- Pero, ¿hay un mea culpa?
- En el mundo empresarial, actuamos de acuerdo a las reglas del juego definidas. Voy a defender mi empresa de acuerdo a las circunstancia que tenga hoy y voy a seguir laborando igual, y te aseguro que todo el personal que trabaja conmigo está defendiendo a la empresa porque es su fuente de trabajo.
- Si el empresariado ha planteado propuestas sobre la mesa, ¿por qué se sigue viendo al sector privado como el que traba reformas?
- Es muy fácil: si soy gobierno, le echo la culpa de todo a los empresarios por ser pesimistas.
- Y los gremios empresariales, desde la CPC hacia abajo, ¿han hecho una buena labor?
- El empresariado no ha hecho un tema que es fundamental: dar a conocer lo que hace socialmente. Hay muchas empresas que gastan muchísimo de sus recursos en temas sociales, eso no se publica, porque además no vende. La gente no tiene idea de eso y de ahí que habla pésimo del empresariado. También hay errores que han cometido algunos empresarios que son gravísimos, como el tema de la colusión y son errores que no se pueden cometer, pero no hay que olvidar una cosa: el 80% del Producto de este país proviene del sector privado.
- ¿Y en el caso de colusión de los supermercados?
- La denuncia de colusión de los supermercados. Tenemos más de dos mil empresas socias y dentro de ellas están los tres supermercados acusados. Nos comunicamos con ellos para saber lo que iban a hacer, porque efectivamente si los pillaron con las manos en la masa, como en el caso de la papelera, es otra actitud la que vamos a adoptar a que si sostienen que son inocentes. Los tres ejecutivos dijeron: ´Somos inocentes. Nos vamos a defender hasta las últimas consecuencias, porque creemos que la Fiscalía nos está acusando equivocadamente’, ante lo cual nosotros decidimos darle el beneficio de la duda, suspenderlos ya es una presunción de culpabilidad. Es decir, no empezamos a suspender como lo hizo la Sofofa, aunque el caso de la papelera es distinto porque la culpa estaba asumida, pero en este caso está por verse y hasta donde yo conozco, creo que está más fuerte la defensa de los supermercados que la acusación de la Fiscalía.

REFORMA LABORAL: "ESTÁ CLARO CÓMO VA A SALIR"
La reforma laboral partirá mañana su debate en la comisión mixta en el Congreso y, a pesar que falta un trecho en la discusión, Hill es categórico: "Todos tenemos claro cómo va a terminar y cómo va a salir", reiterando la visión de que el proyecto tiene un énfasis netamente sindical y no de modernización de las relaciones laborales.

El empresariado esperaba un proyecto a tono con el trabajo a distancia, con las tecnologías de punta y con la digiltalización del trabajo, y eso -en su opinión- "ya no se hizo en este gobierno".

Y ante la pregunta de cómo va a enfrentar el mundo privado el nuevo escenario con la reforma laboral aprobada, es claro: "El empresariado debe adaptarse a lo que tiene y vamos a tener que seguir trabajando y saltemos las vallas a medida que vienen".

Con todo, Hill sincera que en conversaciones con parlamentarios del gobierno sobre las inconveniencias del proyecto y los efectos negativos que se espera que tenga, "ellos en privado aceptan que definitivamente daña al emprendimiento y a la pyme. Pero ahí tienen una disyuntiva", dice, ya que deben decidir entre apoyar a las pymes y el emprendimiento o al sindicato y la CUT. "Y la opción del gobierno fue clara", sentencia.

"POR LO MENOS, AHORA SE USA LA PALABRA REACTIVACIÓN"
La Cámara de Comercio de Santiago recibió como una buena noticia el paquete de 22 medidas que presentó la semana pasada el gobierno. ¿La razón? Una parte importante está destinada a las exportaciones de servicio, respondiendo a un antiguo anhelo del gremio. Pero aún así -dice Hill-, existen reparos.

"Es positivo escucharlo, pero de ahí a que las medidas entren, estén vigentes y empiecen a operar, eso es otro tema. Entonces, veamos hechos y no palabras, veamos que las cosas funcionan", plantea.

El gremio también destaca que en los últimos anuncios del gobierno es un giro en el lenguaje, ya que en su opinión hay una nueva preocupación que era necesaria en el discurso del gobierno. "Por lo menos, ahora se usa la palabra crecimiento, se usa la palabra reactivación, que estaban borradas de nuestro léxico, eso es lo valioso por ahora", agrega el presidente de la CCS.

Respecto de los cambios que involucran los envíos de servicios, Hill explica que éstos históricamente han sido tratados como los hermanos "pobres" de los bienes tangibles, siendo que al ser de naturaleza distinta, "requieren y merecen tratamientos especiales".

"Hay muchos temas en la parte de los servicios donde falta una mayor claridad y hay que legislarlos y dejarlos claros". Dentro del paquete de medidas, lo que más valora es la exención del IVA, la facilitación de los trámites y los cambios aduaneros.

Con todo, recalca que lo importante será que los cambios entren en vigencia lo antes posible, lo que el gremio monitoreará a través del comité técnico público privado, que ahora tendrá carácter permanente.
www.df.cl
Publicar un comentario