2016/04/04

La última moda

Desde habitaciones de pánico hasta pistas para correr en las azoteas de edificios. Ésas son las tendencias que responden a un cada vez más exigente comprador inmobiliario.
Por: Vivian Berdicheski
illustration [Convertido].eps
La venta en verde es cosa del pasado. La venta en blanco, es decir, sin hoyo, sin edificio, sin departamento piloto incluso sin los permisos para edificar, es lo que la lleva ahora.
Hoy la persona que busca un lugar donde vivir, o invertir, está mucho más informada, busca ofertas, compara precios y en lo posible intenta encontrar aquello que cumpla con el 100% de sus expectativas.
Nos hemos vuelto más “quisquillosos” y la oferta ha ido variando de proyecto en proyecto. Por eso, el carácter que las inmobiliarias imprimen a sus obras puede inclinar la balanza hacia una opción u otra.
Por ejemplo, en tiempos donde la práctica del deporte ha ganado cada vez más adeptos entre la población, hay inmobiliarias que ya no sólo incluyen gimnasio y piscina en sus proyectos, sino incluso pistas para correr. En la azotea de un edificio en Las Condes se acaba de inaugurar la primera pista de trote de maicillo en altura. Un moderno circuito con cerca de 70 metros de largo, donde los deportistas puedan ejercitarse en torno a un área verde, al tiempo que disfrutan de la vista a la ciudad desde un piso 14. Además, cuenta con iluminación para el trote nocturno y con zonas para elongar o, simplemente, descansar. Pensando en mejorar la calidad de vida e incentivar el deporte, la inmobiliaria Ralei incorporó, además de la pista, bicicleteros en todos sus proyectos y un stock de bicicletas de libre uso. “Debido al creciente interés por el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano, decidimos responder a esa demanda en nuestros proyectos, con la certeza de que su uso es un recurso que permite sensibilizarnos sobre el cuidado del entorno en que vivimos”, explica Andrés Ergas, gerente comercial de Ralei Grupo Inmobiliario.
Y para seguir en la línea de cuidar el entorno, otra tendencia que se ve en las nuevas propiedades son fachadas verdes, jardines verticales y pastos en el techo. Ante una ciudad cada vez más urbanizada y con menos áreas verdes son varias las inmobiliarias que apuestan por la llamada “quinta fachada”, no sólo con un afán estético sino que beneficioso para la comunidad. “Los techos y cubiertas verdes funcionan muy bien como aislante térmico y acústico, por lo que contribuyen al ahorro en aire acondicionado y calefacción. Se transforma así en un proyecto más amigable para los usuarios, por su eficiencia y su diseño, que potencian el lazo instintivo que tienen las personas con la naturaleza. También se ha comprobado que son capaces de absorber las partículas de polvo y los gases contaminantes presentes en el aire”, comenta Cecilia Celis, gerente de marketing de Inmobiliaria Fernández Wood Vizcaya. En general, se utilizan especies nativas de baja altura, que requieren poco mantenimiento e irrigación. Estos jardines combinan los espacios de circulación, arbustos y césped, creando un lugar acogedor que contribuye a disminuir el CO2 de la ciudad y generan un espacio de reunión entre los vecinos.
Pero eso no es todo, Inmobiliaria Manquehue recibió el “Premio Iniciativas Sustentables 2015”, entregado por HUB Sustentabilidad, por la incorporación de calefacción distrital por biomasa. “Hemos incorporado el innovador sistema de calefacción distrital por biomasa, lo que permite calor centralizado, y con el que se obtienen importantes beneficios en términos de seguridad, cuidado del medioambiente y eficiencia energética, reduciendo en un 60% el gasto en calefacción promedio mensual”, señala Francisco Klein, gerente de proyecto de Inmobiliaria Manquehue.
Toda la energía térmica que requiere el proyecto es satisfecha íntegramente con biomasa, que es un combustible económico, y carbono neutral que aporta en la descontaminación. Existen diversos tipos de biomasa, la más utilizada proviene de pellet y astillas o chips de madera.

Traje a la medida

El crecimiento demográfico en las ciudades es un hecho indiscutible y la falta de vivienda una consecuencia inevitable. Esta realidad ha significado que en el corto plazo disminuyan los metros cuadrados donde las personas habitan en función de priorizar la ubicación, precio y comodidad.
El consumidor chileno ha cambiado sus hábitos y los ha incorporado a su vida diaria. Las familias son más chicas, los habitantes por vivienda promedio han bajado de 4 a 3 y sigue cayendo. A esta tendencia se suma la llamada nueva familia, que hizo surgir nuevos tipos de departamentos que cuentan con dos dormitorios en suite (con baño propio) para gente joven que decide arrendar y vivir juntos, sin necesariamente ser parejas.  La flexibilidad es un tema que guarda más importancia. Por ejemplo, salas de uso común se transforman en sala de juegos para niños o gimnasios.
La opinión es lo que vale, cuenta Cecilia Celis de Fernádez Wood, “por ejemplo en Chicureo realizamos una encuesta para saber si nuestros clientes preferían un dormitorio adicional o más espacios para clósets, y ganó la segunda alternativa. Nuestros clientes valoran los metros cuadrados de clósets, tanto que en algunas ocasiones, los prefieren antes que los dormitorios”, dice.
Aparte de la distribución, para muchos el aspecto equipamiento resulta vital. Alejandra Zulueta, gerente de marketing de Inmobiliaria Manquehue, cuenta que han incorporado en los nuevos proyectos de alto estándar, como Cumbres del Cóndor en Santa María de Manquehue, alternativas opcionales de vanguardia tecnológica. Entre las que destaca la encimera a inducción magnética que, por su control digital microcomputarizado proporciona una rápida cocción, ahorra energía y es seguro porque no se calienta”. Además, en estas cocinas también es posible encontrar un calentador de platos, cava de vinos con diferentes zonas para graduar las temperaturas, cafetera empotrada y horno a vapor, los que otorgan mayor calidez y confort a los usuarios.
Con las ventas en blanco es posible definir los espacios según los requerimientos de los futuros habitantes. Las inmobiliarias han ajustado sus proyectos para que, por ejemplo, la cocina pase de ser un espacio cerrado a uno abierto al living. Y aunque no es nueva la integración de la domótica al espacio arquitectónico, indudablemente aporta a mejorar la calidad de vida. Los hogares inteligentes o “smarthomes” se desarrollan principalmente en tres ámbitos: seguridad, energía o iluminación y entretenimiento y conectividad.
En cuanto a seguridad, la máxima son las habitaciones de pánico que se ubican en exclusivos edificios en la parte alta de la capital. Estas habitaciones están habilitadas con cámaras de circuito cerrado, teléfonos con línea individual y puertas blindadas. •••
_________________________________________________________________________

Edificios de autor

Proyectos con personalidad, realizados por reconocidos arquitectos, también forman parte de la tendencia actual. Puentes que reemplazan pasillos y terrazas irregulares le dan un carácter único a la reciente creación del arquitecto Mathias Klotz, quien concibió un edificio boutique de sólo cuatro pisos en la calle El Rodeo, a cargo de Inmobiliaria Inspira. Klotz dispuso techos de 2,60 m para todos los departamentos DFL2, impregnando con ello mayor luminosidad, movimiento y calidez, un sello propio del autor.
Publicar un comentario