2016/04/01

Banco Santander España cerrará más de 400 oficinas y reducirá empleo

La idea es que las sucursales que se mantengan, en el entorno de las 3.000, tengan un mayor número de trabajadores.

Por Expansión
Banco Santander España cerrará más de 400 oficinas y reducirá empleo
Santander España, la franquicia del grupo que centra su actividad en ese país, comunicó ayer a los sindicatos su intención de iniciar negociaciones para alcanzar un acuerdo que permita el cierre de entre 400 y 450 oficinas de la red comercial, lo que supone entre el 11% y el 13% de la red actual.
La idea es que las sucursales que se mantengan, en el entorno de las 3.000, tengan un mayor número de trabajadores y, por lo tanto, puedan desarrollar más labores de asesoramiento, al tiempo que faciliten la transaccionalidad con los servicios multicanal radicados en las propias oficinas que se van a instalar progresivamente.
Según señalaron fuentes cercanas a la reunión mantenida entre las partes, la idea es concentrar entre 400 y 450 oficinas en otras de mayor tamaño para poder dar un mejor servicio. Aunque el plan no está diseñado totalmente, lo que se busca es proceder al cierre de numerosas sucursales que en la actualidad cuentan con entre uno y tres empleados, lo que hace que se dediquen esencialmente a labores mecánicas y transaccionales, agrupando todo el negocio y parte de esta plantilla en oficinas mayores, con ocho empleados, rediseñadas con el objetivo de que puedan pasar a cumplir tareas de asesoramiento a los clientes.
Ajuste de plantilla
El plan de transformación comercial de la red de oficinas irá acompañado de un ajuste de la plantilla al que se sumará también una disminución en los servicios centrales coherente con el plan de simplificación y optimización de los mismos puesto en marcha hace unas semanas y que se inició con la reducción del número de divisiones, que pasan de 15 a 10, y con el menor número de directores generales que había hasta entonces.
La dirección del banco no dio cifras sobre el impacto en el terreno laboral, pero podría llegar a afectar a cerca de un millar de los algo más de 30.000 trabajadores con que cuenta la organización en España.
A partir de ahora se abre un proceso de negociación con los representantes sindicales para alcanzar un acuerdo que permita poner en marcha la reestructuración en un clima laboral no conflictivo.
El plazo que se contempla para cerrar el acuerdo termina antes de que comience el verano, aunque su implementación se prolongará durante varios meses más.
Aunque la de ayer fue la primera reunión para comunicar los planes del banco, y por lo tanto no se avanzaron cifras concretas en ningún sentido más allá de la de oficinas que se verán afectadas, todo indica que las condiciones económicas para alcanzar un acuerdo girarán en torno a las que se acordaron en 2013, cuando se produjo la fusión de Santander con Banesto y Banif. Entonces se negociaron bajas incentivadas con 50 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades, y prejubilaciones para los trabajadores a partir de 56 años con el 80% del salario bruto y con la condición de que sería el banco quien corría con todos los costes de seguridad social que llevaba acarreado el convenio.
Además de las bajas podrán producirse procesos de movilidad interna, tanto dentro de España como en otros países en los que está el grupo.
www.df.cl
Publicar un comentario