2016/03/28

Zaldívar: “Deberíamos hacer un pacto social por el crecimiento entre gobierno, empresarios y trabajadores”

Presidente de la comisión de Hacienda advierte que este ajuste fiscal podría no ser el último, exhorta al gobierno a no “temer” rectificar los errores y pide a los privados no ver “fantasmas”.

Por Sebastián Valdenegro Toro
Zaldívar: “Deberíamos hacer un pacto social por el crecimiento entre gobierno, empresarios y trabajadores”
Andrés Zaldívar se ve tranquilo. El abogado de la Universidad de Chile cumplió, hace unos días, 80 años, lo que fue festejado -someramente- antes del inicio de la presentación del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, en la comisión mixta de Presupuestos, el lunes pasado.
“No hay tiempo para festejar estas cosas”, dice el senador entre risas.
El tono amable del presidente de la comisión de Hacienda del Senado cambia cuando entra en materia económica. Quien liderara las finanzas públicas durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva no esconde su inquietud por las últimas cifras, advirtiendo que si bien el escenario externo tiene mucho que ver con el deterioro de las expectativas, el interno también ha contribuido a enrarecer el clima, sobre todo la discusión de la agenda de reformas que impulsa el gobierno.
“Permanentemente, uno debe estar preocupado por la economía del país, ya que muchas veces no sólo se mueve por elementos internos, sino también externos”, recalca el senador DC.
- ¿Con qué sensación se quedó tras la presentación de Valdés?
- La exposición del ministro fue muy transparente y realista en cuanto a que el crecimiento está en alrededor de 2%, pero incluso esa es una cifra que uno no puede apostarla con seguridad. No tenemos que descuidarnos de nuestras propias políticas internas, al contrario: debemos reforzar nuestra preocupación por las políticas internas y, en ese sentido, el ajuste fiscal era totalmente necesario. Se podrá discrepar respecto de si el recorte es en un sector u otro, pero si no hacemos el ajuste ahora, el remedio podría haber salido más caro que la enfermedad, porque podría haber sido un ajuste mayor.
El ministro de Hacienda lo está haciendo bien, incluso contra la crítica que algunos puedan hacer, pero un ministro de Hacienda debe tener esas características: debe ser muy responsable y afrontar la crítica.
- ¿No es contradictorio que el gobierno ponga la educación en el centro de su agenda pero que el recorte afecte mayoritariamente las becas y la gratuidad?
- El ajuste no afecta los principales programas del gobierno. El ajuste en Educación no afecta el cumplimiento de las leyes. En Educación no podría pasar nada, lo que ha dicho el ministro es que ha habido un desfase en el gasto, por lo que no hay efecto en ese programa social. Tampoco están en discusión las metas de gratuidad.
- ¿Es probable un nuevo recorte del gasto a futuro?
- No me niego a que puedan haber nuevos recortes. Insisto, el ministro debe ir llevando un estado de situación día a día, sobre todo por lo que está pasando en el exterior e ir ajustándose a eso.
Eso sí, el país tiene que hacer un gran esfuerzo por el crecimiento y debiera haber una colaboración público-privada. Anuncios como la comisión de productividad son positivos, pero aquí deberíamos hacer un pacto social por el crecimiento, porque es el crecimiento el que nos va a ayudar a aumentar los ingresos, con proyecciones realistas de lo que está pasando en la economía. El ministro fue bastante responsable, no hay ningún optimismo, al contrario. Tenemos que estar muy atentos a lo que pase con el escenario externo y con nuestras políticas internas.
- El gobierno está preparando medidas para reactivar la economía. Hoy es el cónclave de la Nueva Mayoría. ¿Ha faltado voluntad política del gobierno y el oficialismo para retomar el crecimiento?
- No, el debate político ha provocado esta situación. Por las reformas lógicamente, porque son muy sensibles en todo sentido y generan ruido. También declaraciones muchas veces desafortunadas, como cuando alguien pone en duda el derecho de propiedad casi como bandera de lucha; cuando se aborda el tema laboral más desde el punto de vista de la confrontación que del entendimiento y colaboración. Ese tipo de cosas trae como consecuencia cierta incertidumbre o temor.
- ¿De parte incluso de los empresarios?
- Más bien de parte de la organización empresarial. Uno habla con empresarios de nivel y los ve en una actitud mucho más abierta. El mundo empresarial efectivamente comienza a crearse fantasmas, lo que los lleva a inhibirse. Yo creo que puede llegarse a un entendimiento, a un acuerdo social empresarios-gobierno-trabajadores. Hay conciencia, responsabilidad social y política, y no esto de que cada uno se pone en su propia trinchera y empiezan a cruzarse los balazos. El país, sobre todo en momentos de emergencia o de crisis, tiene que llevarnos a ese tipo de compromiso.
Ahora, tengo cierta fe en el sentido de que el país podría entrar en una etapa de mayor tranquilidad, una vez que se hayan abordado las reformas más sustanciales.
Lo otro que espero es que como gobierno seamos capaces de no tenerle miedo a rectificar las cosas que hay que rectificar, como se hizo en materia tributaria.
- ¿Ve temor a rectificar en la NM?
- A veces. Se dice “¿por qué tenemos que revisar?” No, yo creo que hay que ser realista, hay que ver qué cosas hay que ajustar y cuáles mejorar. Pero no para retroceder, sino para que las cosas que se están haciendo se hagan bien, que haya una reforma laboral que realmente permita que las relaciones laborales sean equilibradas. La reforma laboral tiene que ser clarísima y que los empresarios no se parapeten ni se dé la sensación de que estamos haciendo una reforma laboral porque queremos provocar más paros.
- ¿Se rectificó la reforma laboral inicial?
- Se perfeccionó, los pilares fundamentales no se modificaron. Pero se rectificó en cosas como la negociación interempresa. Dijimos siempre que la negociación interempresa, que era voluntaria, debía ser así porque si no se presta para muchas interpretaciones. Eso no se puede aplicar para las pequeñas empresas porque terminan cerrando, porque no son capaces de resistir las mismas condiciones que pueda tener otra empresa más grande.
"YO CREO QUE HAY QUE PROYECTAR LA NUEVA MAYORÍA"
- En la tramitación de la reforma laboral surgieron discrepancias entre los ministros Valdés y Rincón, y al interior de la Nueva Mayoría. ¿Debería el oficialismo hacer un mea culpa por lo compleja de la tramitación? Quedaron varios heridos.

- Era demasiado optimista despachar la reforma en seis meses como se pensaba. Llevó más tiempo del necesario por no ponernos más de acuerdo en un trabajo prelegislativo más profundo. En cuanto a estas posibles diferencias entre los ministros, personalmente no me voy a pronunciar. Lo que me interesa es dejar las cosas claras en cuanto a sus resultados.

- ¿Las diferencias por la reforma laboral pueden erosionar las relaciones al interior de la Nueva Mayoría?

- La proyección de la Nueva Mayoría es un tema que se tendrá que dilucidar en su momento. Yo espero que se proyecte el actual gobierno más allá de este mandato, pero cada partido tendrá que tomar su decisión respecto de si adhiere o no a la plataforma de trabajo que tengamos para una próxima etapa. Cada partido tiene que hacer su formulación programática y luego hacer lo que se hace en toda alianza: ver en qué estamos de acuerdo y en qué no. Por lo tanto, trabajamos los que estamos de acuerdo.

- O sea, ¿no hay nadie impresicindible en la Nueva Mayoría?

- No, cada uno tiene que tomar su decisión. Si a uno no le gusta, tomara su propio camino. Yo, por lo menos, creo que hay que proyectar la Nueva Mayoría porque todas estas reformas, por muy criticadas que sean, son muchas veces necesarias y que es mejor dejarlas resueltas que mantenerlas latentes. Lo peor es cuando uno se enfrasca en una lucha ideológica.

- ¿Pasa mucho de eso en la Nueva Mayoría? Con el PC han tenido públicas diferencias en varios temas.

- Sí, de repente comienza a aflorar mucho ese tipo de cosas. Son legítimas las posiciones ideológicas de cada uno, pero también hay que entender -e insisto- en que las coaliciones funcionan en base a los acuerdos que hay y no en base a los desacuerdos. Y cuando no hay capacidad de hacer ese manejo, por supuesto que no funcionan las coaliciones.

- ¿Debería ser parte del debate del consejo DC la proyección de la NM?

- Siempre hemos tenido un debate muy abierto y creo que ese tema puede discutirse. Pero personalmente creo que tenemos que plantear lealtad en que tratemos de proyectar la Nueva Mayoría. Pero insisto, con mucha capacidad de decisión.
www.df.cl
Publicar un comentario