2016/03/09

Tasas negativas no logran impulsar préstamos en primer mes de aplicación en Japón

Economía nipona se contrajo 1,1% anual en el último trimestre de 2015, menos que en primera estimación.

La economía de Japón se contrajo menos que lo estimado inicialmente en el cuarto trimestre del 2015, 1,1% anual frente al 1,4% de la primera estimación. Sin embargo, el dato revisado sigue mostrando un débil consumo privado, con una caída de 0,9% en el trimestre, lo que subraya que el esfuerzo del primer ministro Shinzo Abe para reavivar el crecimiento está quedándose corto.
Según los datos publicados ayer por el gobierno, la mejora en la estimación se vio afecta por una modesta revisión al alza del gasto de las empresas (de 1,4% a 1,5%) y los inventarios (de -0,1% a 0%) en el período previo a la agitación de los mercados con que empezó 2016. La demanda, en tanto, borró 0,4 puntos porcentuales del crecimiento, frente a una contribución negativa preliminar de 0,5 puntos.
El PIB “es mejor de lo esperado, pero no cambia la situación general de anémica recuperación en Japón. La economía realmente no tiene ningún motor con el gasto de los consumidores arrastrando el crecimiento”, explica Takashi Shiono, economista de Credit Suisse, que acertó en la proyección del PIB. “Espero algo de repunte en este trimestre pero no va a ser impresionante”. Para los expertos, no hay señales de que la economía esté tomando impulso en el primer trimestre de 2016, por lo que no descartan una nueva contracción.
Menos préstamos
La economía ha mostrado un desempeño irregular en los últimos tres años pese a que el esfuerzo del gobierno va acompañado de la intensificación de la flexibilidad monetaria por parte del banco central para potenciar los salarios, el gasto de los consumidores y la inversión.
A fines de enero, el Banco de Japón (BoJ) sorprendió a los inversionistas con un nuevo movimiento de las tasas en busca de la reactivación económica, poniéndo los tipos en terreno negativo. Sin embargo, a un mes de su implementación, los primeros datos muestran que el crecimiento del crédito se desaceleró ligeramente el mes pasado y que los depósitos se incrementaron, el efecto contrario de lo que pretendía el emisor japonés.
Según el BoJ, los créditos avanzaron 2,2% anual en febrero, bajando desde el 2,3% de enero. Los depósitos, en tanto, aumentaron 3,1%, más rápido que en enero (2,9%). Algunos expertos señalan que es pronto para sacar conclusiones sobre la efectividad de la decisión, pero desde HSBC alertan que tampoco saben si se verá un efecto a largo plazo.
La decisión de grabar los depósitos con una tasa de 0,1% está presionando la rentabilidad de los bancos.El BoJ reconoce que las ganancias de las entidades se verán “negativamente impactadas”, pero asegura que a largo plazo se beneficiarán porque los tipos negativos beneficiarán a los hogares y empresas.
Imagen foto_00000003

www.df.cl
Publicar un comentario