2016/03/09

Identifican la relación entre el virus del Zika y la microcefalia

Como consecuencia de esta infección, las células madre mueren o pierden la capacidad de dividirse.
Brazil Zika Birth Defects/ AP Photo/Felipe Dana, File
Hace algunas semanas el virus del Zika se tomó las portadas ya que, si bien en los adultos no representaba síntomas más allá de fiebre, dolor y erupciones en la piel, se empezó a relacionar con problemas de microcefalia en fetos y niños recién nacidos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Ahora, un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins en Baltimore (EE.UU.) parece explicar la relación entre el virus y la microcefalia en fetos y neonatos.
Concretamente, el estudio, publicado en la revista ‘Cell Stem Cell’, muestra que el virus del Zika infecta un tipo de células madre neuronales responsables de la formación de la corteza cerebral, esto es, la capa o manto de tejido nervioso que cubre la superficie de los hemisferios cerebrales.
Como consecuencia de esta infección, las células madre mueren o pierden la capacidad de dividirse, por lo que la corteza cerebral no forma correctamente o, llegado el caso, no se regenera.
“Una pregunta muy importante que se deriva de nuestra investigación es si el virus del Zika se dirige específicamente a las células progenitoras neuronales responsables de la formación de la corteza cerebral”, explicó Guo-li Ming, directora del estudio.
En este contexto, debe tenerse en cuenta que, como reconocen los propios autores, el estudio se ha llevado a cabo de forma muy acelerada en respuesta a la creciente emergencia sanitariagenerada por la reciente eclosión de la infección –muy especialmente en distintos países de Sudamérica, sobre todo Brasil y Colombia, si bien la OMS ya la ha calificado como un problema de salud pública global.
En definitiva, se requieren más estudios. O como concluye Hongjun Song, "la evidencia directa de la asociación entre el virus del Zika y la microcefalia debería obtenerse a través de estudios clínicos".
Revise el artículo completo en ABC.
Publicar un comentario