2016/03/23

Estado Islámico ataca el corazón institucional de la Unión Europea y eleva alarma terrorista

Líderes mundiales condenan los ataques en Bélgica, pero aumenta preocupación por su estatus de centro de reclutamiento de yihadistas en la UE.

Por Ainhoa Murga
Estado Islámico ataca el corazón institucional de la Unión Europea y eleva alarma terrorista
Tres ataques sucesivos sacudieron ayer la tranquilidad de Bélgica. A primera hora de la mañana,dos bombas fueron detonadas en el aeropuerto Zaventem de Bruselas y, apenas una hora más tarde, se registró otra explosión en la céntrica estación de metro de Maelbeek, en el conocido Barrio Europeo, el corazón institucional de la Unión.
Los atentados, que horas más tarde reivindicó el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, su sigla en inglés), causaron la muerte de al menos 30 personas y dejaron más de 200 heridos.
“Teníamos miedo y ha pasado”, dijo el primer ministro belga, Charles Michel, a los medios tras confirmar que se trataba de un atentado. “Nuestro país ha sido golpeado por tres ataques violentos y cobardes. Es un momento negro para el país”.
Bélgica, colapsada y paralizada por las bombas, dio prioridad a la asistencia a las víctimas al tiempo que el gobierno decretó medidas de seguridad adicionales, incluido el refuerzo de los controles fronterizos y en estaciones de transporte público, y elevó al máximo el nivel de alerta terrorista en todo el país.
El aeropuerto, que en principio volvería a operar hoy, permanecerá cerrado al menos hasta el jueves. Según Eurocontrol, la organización europea para la seguridad y navegación aérea, más de 500 vuelos con destino a Bruselas fueron cancelados y 50 desviados a otros aeropuertos.
Durante la tarde de ayer, la policía federal belga pidió la colaboración ciudadana para identificar a uno de los sospechosos captados en las cámaras del aeropuerto.
Represalia de ISIS
El lunes, el ministro del Interior belga, Jan Jambon, advertía que los yihadistas podían estar buscando una forma de contraatacar por la detención, hace cuatro días, de Salah Abdeslam, considerado uno de los autores materiales de los atentados de París del 13 de noviembre.
Los expertos se dividen entre quienes ven en el ataque una represalia a la detención de Abdeslam y los que consideran que era una operación planeada con anterioridad y esperada por los servicios de inteligencia tras los atentados de París. Pero coinciden en que las consecuencias de este nuevo golpe para el país son todavía difíciles de anticipar.
Según las autoridades, al menos una de las explosiones del aeropuerto la habría causado un terrorista suicida, el primer ataque de este tipo en el país.
Los atentados de ayer ponen de manifiesto la vulnerabilidad de muchos puntos en Europa. Para los expertos, este nuevo episodio de violencia podría provocar una mayor división social y política en el continente, con sectores que pedirán la suspensión del espacio único, o zona Schengen, con la intención de “bloquear” la UE ante la sospecha de que los terroristas siguen la ruta de los refugiados que buscan asilo en el continente.
Otra de las consecuencias de los ataques de ayer es que eleva la preocupación por su estatus de principal centro de reclutamiento de “combatientes” de ISIS. Desde los atentados de París, Bélgica ha estado en alerta porque muchos de los implicados tenían vínculos con el barrio de Molenbeek, un suburbio de Bruselas conocido ya como la cuna y refugio de la mayoría de los yihadistas en la UE
“Una de las cuestiones más complicadas para Bélgica será definir la política a adoptar hacia la inmigración y la amplia comunidad musulmana en el país”, explicó a DF Miguel Muñoz, analista internacional de la Universidad Santo Tomás. El experto agregó que el gobierno deberá ser “cauteloso” en su reacción para no encender aún más el radicalismo en aquellos jóvenes susceptibles de ser captados por ISIS.
Para Alberto Rojas, director del Observatorio de Asuntos Internacionales de la Universidad Finis Terrae, los servicios de inteligencia deberían reajustar su estrategia ya que cada vez es “más difícil detectar estas pequeñas células o a los llamados ‘lobos solitarios’”.
Condena mundial
Los líderes políticos mundiales condenaron, al unísono, los actos terroristas de Bruselas. El presidente de Francia, Francois Hollande, reiteró que ante la amenaza global que supone el terrorismo, se “exige una respuesta global”. Desde Cuba, el mandatario estadounidense Barack Obama, cerraba su viaje oficial de tres días enviando un mensaje de solidaridad para Bélgica. “Podemos y vamos a derrotar a los que amenazan la seguridad”, dijo.
Desde Bruselas, el presidente de la Comisión Europea, Donald Tusk, defendió el papel conjunto de la UE para derrotar el terrorismo y subrayó el importate rol de la ciudad para el bloque al ser la sede de muchas de sus instituciones. Los líderes de los 28 países del bloque anunciaron ayer un endurecimiento en las medidas de seguridad en los aeropuertos y una mayor presencia policial en los pasos fronterizos y estaciones de transporte público.
GOLPE A LA LIBRA ESTERLINA Y A LAS ACCIONES DE TRANSPORTE Y TURISMO
La libra fue la divisa que más se depreció frente a las principales monedas monitoreadas por Bloomberg debido a la especulación de que los ataques terroristas servirán como argumento para impulsar la campaña por Brexit, la salida de la Unión Europea. La divisa se depreció 1,1% frente al dólar y 0,9% respecto del euro, otro golpe en medio de la agitación por el referéndum de junio. "Un evento como este incrementa el riesgo de que en el referéndum se vote "salir", dijo Mujtaba Tahman, analista de Eurasia Group. "Reino Unido siente que los europeos están fracasando en el terrorismo y seguridad".
Los ataques de Bruselas golpearon especialmente los títulos vinculados al sector turístico en Europa, Medio Oriente y África, ya afectados por la ola de ataques en Francia, Egipto o Turquía. El tour operador Thomas Cook cayó 7% y la cadena hotelera Accor 3,7%. La aerolínea low cost Ryanair retrocedió 2,8%, pero mayores fueron las pérdidas de Air France-KLM (4,4%) y de British Airways Iberia (3,3%). En general, a diferencia de lo ocurrido tras los ataques en París de noviembre, algunas plazas europeas lograron ayer revertir las bajas con que iniciaron la sesión. En la apertura, la caída rondaba 1,5% en los principales índices, pero la volátil jornada se saldó con cierres positivos para Alemania (0,42%), Francia (0,09%) y el FTSE 100 de Londres (0,09%). La bolsa española cerró con pérdidas (-0,32%), con una caída de 2,36% en los títulos ligados al transporte. En EEUU, el sector turístico también lastró al S&P 500, que cerró con una caída de 0,1%.
Según los expertos, el mercado tiene asumido el riesgo de nuevos ataques terroristas, razón por la que ayer se habría mantenido más en calma que, por ejemplo, tras los atentados de París en noviembre.
 Imagen foto_00000003

www.df.cl
Publicar un comentario