2016/01/11

Primer mes de gobierno de Mauricio Macri abre la puerta de Argentina a los mercados

Economistas subrayan el éxito del levantamiento de los controles cambiarios.

El domingo Mauricio Macri cumple su primer mes como presidente de Argentina y no faltan ya las voces que valoran positivamente su gestión. En su primera semana en la Casa Rosada, Macri dejó claro que había llegado con intención de cumplir sus promesas y levantó los controles cambiarios, algo que muchos observadores veían poco probable dado el daño que podía causar a la economía.
“La administración de Macri ha tenido un comienzo muy positivo, algo que era crítico porque enfrenta una montaña de desafíos con un limitado capital político y debe abordar los problemas clave cuanto antes”, explicó a DF Nicholas Watson, vicepresidente senior de Teneo Intelligence.
Primeros éxitos
El temor a una gran devaluación del peso al permitir que se negociara libremente y a la agitación de una sociedad cansada del elevado costo de vida no frenaron a Macri. El fin de cuatro años de cepo cambiario gatilló una caída de 29% de la divisa, pero no manifestaciones, y la jugada contribuyó a revertir una baja en las reservas internacionales que habían tocado mínimos de nueve años durante el gobierno de Cristina Fernández.
En opinión de Watson, el levantamiento del cepo cambiario y la devaluación “han sido un paso muy importante y un gran éxito, en gran parte gracias al esfuerzo para impulsar las reservas antes de eliminar el control”. Entre el 1 de octubre y el 17 de diciembre, las reservas argentinas cayeron 27,4%, a US$ 24.141 millones. Desde ese día, las arcas del banco central han aumentado 6,3%, hasta US$ 25.667 millones.
Para Marcos Buscaglia, socio de Alberdi Partners, “haber realizado el levantamiento del cepo sin descontrol de las variables es una muy buena señal”. El economista, sin embargo, no cree que el peso haya alcanzado su nivel de equilibrio. “Aún necesita mayor devaluación. A fines de este año debería estar entre 18 y 19 unidades por dólar”, explica a DF.
El levantamiento del cepo reimpulsa la confianza de los inversionistas en que este gobierno logrará un acuerdo con los acreedores de la deuda externa que no se acogieron a la reestructuración, problema que abordarán en las negociaciones que parten la próxima semana. Preparándose para esta cita, Argentina ha intercambiado US$ 16.000 millones en notas no negociables del banco central por bonos denominados en dólares, una movida que apuntala sus reservas y le daría una mejor mano en las negociaciones.
“El gobierno necesita un acuerdo rápido aunque, políticamente, no debe verse que cede muy rápido ante los holdouts”, considera Watson. Buscaglia añade que, aunque las conversaciones se dilaten, “se va a imponer la realidad, Argentina tiene que arreglar para poder conseguir financiamiento en el mercado global”.
Dos días antes de levantar el cepo, el gobierno eliminó los impuestos a las importaciones de grano y carne de vacuno y redujo el de la soya, el principal cultivo del país. La medida respondía a la larga demanda de los agricultores y ayudaba a desbloquear aproximadamente US$ 11.400 millones en grano que se había almacenado esperando mejores condiciones para vender, impulsando las mermadas reservas. Los resultados se vieron la última quincena de diciembre con la venta de US$ 1.500 millones, muy por encima de los US$ 600 millones del mismo período de 2014.
Problemas pendientes
Aunque hay avances, aún queda mucho camino por recorrer. Buscaglia destaca el elevado déficit fiscal heredado del gobierno anterior. “Todo el ajuste no se podrá hacer en un año, ni mucho menos, pero tiene que haber claridad en el mercado de que hay una agenda de mayor prudencia fiscal”, afirma el economista.
Otro asunto que el gobierno debe manejar es la escalada de la inflación. El dato anual superará la estimación de 20%-25% del gobierno para este año, pudiendo llegar hasta 34%, según un sondeo de LatinFocus Consensus Forecast.
Pero no todo son alabanzas para Macri. Aunque antes de asumir ya advirtió que, dado que no tiene el apoyo del Congreso, muchas de las medidas se sacarían adelante vía decreto, en las últimas semanas ya se han convocado las primeras manifestaciones en contra de esta forma de gobernar, sobre todo después de que la revisión de los contratos públicos o de la televisión estatal gatillara una oleada de despidos.

Imagen foto_00000001

HITOS DEL DEBUT DE MACRI

En sus primeros días como presidente, Mauricio Macri firmó casi una treintena de decretos. Entre ellos, los que eliminaron los impuestos a exportaciones y el cepo cambiario. También por decreto, entre otras medidas, suspendió la publicación de datos macroeconómicos hasta que la reforma del Instituto Nacional de Estadísticas permita elaborar encuestas confiables; tumbó la ley de medios audiovisuales Kirchnerista anunciando la liberalización de la telefonía y la televisión; ordenó revisar la legalidad de los contratos públicos de los tres últimos años y designó, no sin controversia, a dos miembros de la Corte Suprema afines.
En este mes, el gobierno también ha estrechado los lazos regionales. Tras las visitas a Brasil y Chile, Macri se ha reunido esta semana con su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, y a fines de mes lo hará con el presidente de Ecuador, Rafael Correa. En su primera intervención en una cumbre de Mercosur, pidió la "pronta liberación" de los presos políticos de Venezuela, abriendo el enfrentamiento con Nicolás Maduro, que ayer le solicitó que deje de criticar su país y vuelva a gobernar su país.

Además, por primera vez en doce años, Argentina volverá este mes al Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza).
www.df.cl
Publicar un comentario