2016/01/27

China vuelve a hundirse por fuga de capitales pero el contagio se detiene

La bolsa de Shanghái se desplomó 6,4% ayer, completando un retroceso de 22% en lo que va del año.

Por Renato García J.
China vuelve a hundirse por fuga de capitales pero el contagio se detiene
¿La epidemia está bajo control? Ayer, al menos, las señales de un contagio desde China al resto del mundo dieron un descanso a los mercados mundiales. Los inversionistas en Europa y Estados Unidos prefirieron enfocarse en el repunte del petróleo y vivieron una sesión positiva, pese a que la amenaza de una masiva fuga de capitales sigue acosando a la segunda economía del mundo.
La bolsa de Shanghái se hundió 6,4% ayer a su menor nivel en trece meses, acumulando un retroceso de 22% en menos de un mes. La última caída se suma a los desplomes de 6,8% y 7% del 4 y 7 de enero respectivamente, que obligaron al gobierno a introducir reformas a los mercados bursátiles, eliminando los mecanismos de cortocircuito, que suspenden automáticamente las transacciones ante caídas muy estrepitosas.
Pero ni siquiera la intervención del banco central pudo contener ayer la debacle, con los inversionistas corriendo hacia la salida a pesar de que la autoridad inyectó
US$ 67 mil millones al sistema financiero, el mayor monto en tres años, para intentar revertir las falta de liquidez.
Guerra contra China
La pérdida de confianza en la economía está llevando a los inversionistas a abandonar posiciones en yuanes, apostando a una mayor devaluación de la moneda. El gigante asiático sufrió una salida de capitales por cerca de US$ 1 billón (millón de millones) el año pasado, siete veces más que en 2014, y JPMorgan proyectó ayer que otros US$ 500 mil millones abandonarán el país este año, complicando los esfuerzos del Banco Popular del China por apuntalar su moneda.
La autoridad monetaria se encuentra dividida entre permitir una mayor devaluación para estimular la economía o mantener el yuan estable para contener la volatilidad en los mercados. En los últimos seis meses ha sacudido a los mercados dos veces al permitir una repentina caída en la moneda, pero luego ha intervenido agresivamente para defenderla.
Ayer también recurrió a las intervenciones orales, haciendo duras declaraciones contra George Soros, que la semana pasada aseguró que un aterrizaje forzoso de China es inevitable, acusando al gurú de las finanzas de “haber declarado la guerra a China”.
El banco central chino cuenta con las mayores reservas internacionales del mundo, con US$ 3,3 billones, sin embargo, éstas se redujeron en 513 mil millones el año pasado, su primer retroceso anual desde 1992, a medida que la autoridad intervenía para apuntalar al yuan.
Cifras no cuadran
La semana pasada, la Oficina Nacional de Estadísticas informó que el PIB de China creció 6,8% en el último trimestre para cerrar el año con una expansión de 6,9%, la menor desde 1990, pero cerca de la meta oficial de 7,0%.
Los datos despertaron suspicacias entre los expertos, que apuntaron al crecimiento récord en las exportaciones a Hong Kong. Los envíos de China continental a esta región crecieron 10,8% en diciembre a US$ 46 mil millones, un máximo de casi tres años y el mayor monto para este mes en una década. La cifra superó incluso a las exportaciones chinas a Europa y EEUU combinadas.
Pero las dudas se redoblaron ayer luego de que se revelaran inconsistencias con los datos declarados por Hong Kong. Por cada dólar que Hong Kong reconoce como importado desde China, su contraparte declaró haber exportado
US$ 1,94. Esto se traduce en una brecha de US$ 22.300 millones, la más amplia tanto en términos de dólar como por ratio, desde marzo de 2013.
Los expertos sospechan que el repunte del comercio chino pudo haber sido inflado con facturas falsas para evadir los controles de capital y beneficiarse del diferencial entre la cotización del yuan en el continente y en la región especial. En 2013 el gobierno chino anunció una investigación por fraude en las cifras de aduana, pero a diferencia de esa oportunidad, en que los papeles eran adulterados para ingresar dinero al territorio continental, ahora estaría más ligado a los masivos flujos de salida de capitales del país.
Imagen foto_00000001

www.df.cl
Publicar un comentario