2016/01/18

Aportes de privados podrían destrabar el desarrollo de la Costanera Sur

Inmobiliarias como Moller y Pérez-Cotapos, FFV e Inmobiliaria Atacama están construyendo una nueva franja de este trayecto.

Por José Troncoso Ostornol
Aportes de privados podrían destrabar el desarrollo de la Costanera Sur
La mentada Costanera Sur lleva décadas en el congelador. Y la apuesta para destrabar este emblemática iniciativa apunta al aporte de privados para costear parte de su valor. El resto serían aportes fiscales.
La Municipalidad de Vitacura trabaja en las formas de financiamiento y ya tiene avances.
Por lo pronto, la Costanera Norte trabaja en la construcción de una parte de la avenida, entre el puente Lo Saldes y la calle Isabel Montt. Hay que recordar que en 2011, la Inmobiliaria Titanium, como parte de su plan de mitigación vial para los tres edificios de 23 pisos que levantó en los ex terrenos del Club Deportivo de la Universidad Católica, construyó tres kilómetros de la calle: aproximadamente un tercio (entre Andrés Bello y Puente Lo Saldes) de tres pistas por sentido; luego, entre el viaducto e Isabel Montt (al oriente) se desarrollaron dos kilómetros de una pista por sentido.
Pero el Ministerio de Obras Públicas destruyó parte de estas obras, las que ahora están siendo reconstruidas, con un estándar superior -según se ha dicho- por Costanera Norte, dentro del plan Santiago Centro Oriente. La concesionaria además está desarrollando dos túneles para unir la ruta con la Costanera Norte.
Del resto de la avenida, que se proyecta conectará la zona de Sanhattan con Plaza San Enrique en Lo Barnechea, hay más dudas que certezas, sobre todo por la oposición de algunos vecinos de Monseñor Escrivá de Balaguer.
Pero privados, como una forma de avanzar, han propuesto ir entregando aportes a medida que se desarrollan proyectos.
Moller y Pérez-Cotapos, FFV e Inmobiliaria Atacama están construyendo una nueva franja de la Costanera Sur, entre la calle San Damián y El Puente San Francisco de Asís. Esto, como parte de las obras que por obligación tienen que desarrollar por los edificios habitacionales que levantan en la zona por unos US$ 500 millones.
FFV -ligada a los empresarios Eduardo Fernández León y donde Leonidas Vial tiene participación, entre otros- adquirió el 50% del terreno del ex Club de Campo que se ubicaba sobre Avenida Las Condes para levantar un proyecto inmobiliario.
Inmobiliaria Atacama -ligada a Hernán Guiloff- está desarrollando un proyecto casi en el borde de la ribera sur del río Mapocho a la altura del Puente San Francisco de Asís.
Ambas tienen la obligación de construir, en lo que les corresponde a su proyecto, una parte de Costanera Sur. Pero están proponiendo no tener que desarrollar otro tipo de mitigación vial, sino que aportar con recursos frescos a la Municipalidad de Vitacura para que ésta complete la autopista, por lo menos, hasta Tabancura.
Este sistema está siendo utilizado en algunas comunas, como Lo Barnechea. De hecho, el gobierno anterior ingresó al Congreso un proyecto de ley de aportes al espacio público, para asegurar que todas las iniciativas compensen el efecto vial que causan.
La actual administración presentó indicaciones que obligan a todos a pagar una mitigación, pero se diversificará el destino de los fondos: tendrá porcentajes relacionados con el tipo de proyecto y el grado de saturación vial del área donde se edifica. La iniciativa se encuentra en segundo trámite constitucional en el Senado.
www.df.cl
Publicar un comentario