2015/12/28

Cristóbal Bellolio: “Que Lagos sea hoy día la opción, revela la incapacidad sistémica de Bachelet de parir un liderazgo nuevo”

El analista se encuentra en Chile promocionando su libro “Pinochet, Lagos & Nosotros” y comenta la actualidad.

Por Claudia Rivas A.
Cristóbal Bellolio: “Que Lagos sea hoy día la opción, revela la incapacidad sistémica de Bachelet de parir un liderazgo nuevo”
Nunca pierde el contacto con el terruño, pero admite que la distancia entrega una perspectiva diferente de los hechos. El analista y académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, Cristóbal Bellolio, está de paso en Chile para disfrutar de las fiestas de fin de año en familia, pero también promocionando su último libro: “Pinochet, Lagos & Nosotros”. En medio de una jornada ajetreada recibió a DF para conversar de contingencia política y hacer un breve balance del 2015.
- ¿Se ve distinto el escenario político cuando se está lejos?
- Con perspectiva las cosas se ven un poquito menos dramáticas. Tengo la impresión de que cuando se está en la conversación del día a día te retroalimentas de un clima de pesimismo, sospecha y desconfianza que aquellos que no están participando del día a día no perciben.
- ¿Tiene que ver más con sensaciones?, porque a usted no le falta información.
- Pero no estoy en la dinámica del día a día, en la que se van retroalimentando las percepciones. En ese sentido, es bueno tener perspectiva, lo que se pierde es ese sentimiento de epidermis.
- ¿Cuál es la diferencia?
- Me he dado cuenta que estoy en una sintonía un poco distinta. De hecho, el libro “Pinochet, Lagos & Nosotros” se basa en la premisa de que es necesario fundar un acuerdo de convivencia cívica prácticamente fundado en la buena fe.
- ¿Es posible eso?
- Cuando lo digo, todos me quedan mirando y me dicen ‘se nota que no vives aquí’. Pareciera que el clima de desconfianza y presunción de mala fe del otro, este año 2015 se ha transformado en la actitud por defecto. Y los dos mitos noventeros de la virtud especial de nuestros empresarios y nuestros políticos, que nos enorgullecían mucho como país, terminaron por derrumbarse definitivamente.
- Lo de los políticos ha sido una larga cadena de sucesos, pero que Eliodoro Matte estuviera involucrado en un caso de colusión, ¿impactó a la clase empresarial en general?
- Tengo la impresión que sí. Y si bien nadie nunca creyó que la ciudadanía fuera particularmente virtuosa, existía una especie de espejismo respecto de nuestros políticos, por un lado, y de nuestros empresarios, por otro, de que cultivaban ciertas virtudes distintas y Matte, probablemente, era el tótem.
- ¿Por eso es tan fuerte?
- Porque tiene que ver con esa especie de derrumbe reputacional de una de las familias que considerábamos que ocupaba su influencia económica no para hacer una desigualdad en el campo político, sino para aportar, contribuir y constituir un punto de encuentro en el espacio político.
- Políticos y empresarios perdieron prestigio este 2015, ¿qué pasa con las responsabilidades?
- Aquí nadie asume responsabilidades voluntariamente y la estrategia es ‘muero piola, hasta que me pillen; cuando me pillen invento una gimnasia para salir de esto. Una vez que me pillen voy a decir que lo hacía todo el mundo, así es que no voy a ser el primero en poner el pecho a las balas’. Cuánto costó que renunciara Ernesto Silva a la UDI, tuvo que hacerse insostenible; cuánto costó que se fuera Peñailillo; cuánto ha costado que Marco termine asumiendo las responsabilidades correspondientes. Pero la idea de pagar costos asociados es ajena a la práctica política de este país.
- ¿Cómo han actuado los partidos institucionalmente?
- La reacción corporativa ha sido pobre. No sólo por falta de imaginación y no ser capaces de crear respuestas corporativas satisfactorias; sino porque además se están atrincherando.
- ¿En qué sentido?
- La proliferación de nuevos movimientos es sintomática de que las instituciones políticas tradicionales se encuentran amenazadas y la clase política tradicional no encuentra nada mejor que defenderse de eso tratando de bloquear el ingreso de los nuevos actores. Y llama la atención que los mismos políticos que se llenan la boca hablando contra la colusión y los carteles, defiendan colusiones y carteles en otras dimensiones, o por lo menos capturas de ciertos espacios de poder donde dificultan la entrada de la competencia.
- ¿Cuánto hay de real sobre que muchos partidos provocan inestabilidad?
- La fragmentación a la hora de gobernar es problemática cuando se refleja en las instituciones representativas, como el Congreso. Entonces, eventualmente se podrían establecer ciertas barreras a la entrada del Congreso, pero no sanciones para la existencia legal o para condenar la disolución de partidos que no cumplan con un número determinado de parlamentarios.
Liderazgos políticos
- ¿A qué atribuye que Giorgio Jackson sea el político mejor evaluado según la CEP?
- Las apariciones mediáticas emblemáticas de Giorgio, como bajarse los sueldos, están medianamente conectadas con el sentido común y eso establece ciertos vínculos afectivos con el personaje. E influye que proviene de una fuerza política distinta. ¿Qué nos conviene hoy, diablo conocido o santo por conocer? Mi apuesta es ir por el santo por conocer, por la capacidad de conectarse con una narrativa de un Chile que dejó hace rato a Pinochet de la transición; y las experiencias históricas van asociadas a ciertas generaciones.
- Entonces, ¿por qué Lagos y Piñera surjen como candidatos presidenciales?
- Porque se imponen por defecto. No concitan adhesiones particularmente apasionadas, son lo menos malo que tienen ambas coaliciones en la medida de que otras opciones sencillamente no germinaron. Y eso habla de un problema de recambio y de tiraje a la chimenea. En el caso de la derecha, en el traumático 2013 quemó todos los fusibles de la generación dorada. En el caso de la NM, que Lagos sea hoy día la opción por defecto revela, una vez más, la incapacidad sistémica de Michelle Bachelet de parir un liderazgo nuevo dentro de su propio gobierno.
- ¿Cómo afecta la caída de ME-O a la NM?
- La caída de Marco no es buena para la NM, porque funcionaba como una especie de comodín si nada más funcionaba.
- ¿Cómo ve el rol de la derecha en el debate de gratuidad?
- Dejando de lado la crítica, que es válida, porque no te puedes hacer pasar por el paladín de la gratuidad, cuando crees doctrinaria y legítimamente que es injusta. Dicho eso, la jugada de la UDI finalmente va a terminar dando frutos. Yo pensé que iba a ser una victoria más pírrica, pero si son capaces de transmitir que el gobierno, gracias a sus gestiones, entregó gratuidad a otras instituciones y atenuó los criterios discriminatorios, raya para la suma, políticamente ganaste.

CHILE VAMOS: "NO ME PARECE MUY SEDUCTOR QUE NO SE AGRANDE"
- ¿Qué le parece el proceso de institucionalización en que está la derecha? Algunos de sus dirigentes lo califican de histórico...

- De histórico le veo poco. Lo bueno es que, como dice Sol y Lluvia, organizarse es un placer, así es que juntarse, verse las caras y decir pongámonos de acuerdo para, en vez de estar peleando, parecer que estamos proponiendo, es bueno. En el largo plazo, que una derecha que generalmente está peleada dé una señal de unidad es positivo. Ahora, sale demasiado evidente que lo que están diciendo, más allá de tenemos buenas ideas, es: podemos gobernar, acuérdense cómo lo hicimos la última vez y, en cualquier caso, es mejor que lo que está pasando ahora.

- ¿No están haciendo nada nuevo?

- Lo que pasa, creo, es que desoyeron la recomendación de Hugo Herrera que les dijo que primero había que pensar, conversar, discutir, antes de estar necesariamente creando estructuras. El problema es que el tiempo de los intelectuales es distinto del tiempo de los políticos profesionales. Por lo tanto, darle años a estas nuevas generaciones de intelectuales para que reconstruyan el ideario de la derecha, sencillamente no es factible para la necesidad de competir electoralmente mañana en las municipales y después en las presidenciales. Lo que no me parece muy seductor del proyecto político, ahora pensando en términos un poco más histórico, es que no se agrande.

- ¿Le ve proyección?

- No hay mejor pegamento que el poder. Si esta coalición tiene posibilidades reales de llegar a La Moneda, como las tiene, los incentivos a irse de ella disminuyen. Incluso para los actores chicos, porque chipea para todos, el PRI podría llegar a tener ministro, imagínate eso. Por lo menos hasta que llegue ese momento creo que sí. Lo que sí va ser muy interesante es ver la mella electoral de la UDI después de todo lo que ha pasado, porque eso no se ha medido.

- ¿Y cómo percibe la apuesta de este pacto que formaron Amplitud, Red Liberal y Ciudadanos?

- Esa sí que es una apuesta de largo plazo. Es evidente que es un proyecto que va a cuajar de aquí a cinco o 10 años más. Ahora, por las características del escenario chileno, si obtuviéramos la votación de Ciudadanos en España alrededor de un 13% en las elecciones, habría que darse con una piedra en el pecho.
www.df.cl
Publicar un comentario