2015/12/28

Autogol: El polémico y desconocido informe de la auditoría a la Copa América

Un informe preliminar sobre la Copa América 2015 de la auditora RSM –que no estuvo a la vista del equipo del ex contralor Ramiro Mendoza– detalla 2.445 millones de pesos con problemas de justificación del torneo. Gastos por transporte aéreo y terrestre, ceremonias y hasta cuentas con Blanco y Negro por “campo de entrenamiento”, figuran en el listado.
Por: Jorge Poblete, @jpobletecapital en Twitter, y Marcelo Soto, @MarceloSoto en Twitter
autogol
El campeón de la Copa América está sufriendo en un partido que no tiene para cuándo terminar. Así es como cercanos al caso resumen la que podría ser la peor crisis del fútbol chileno –al menos desde el maracanazo de 1989–, que sigue abriendo interrogantes sobre los alcances de los desórdenes y anomalías en las diversas organizaciones que gobiernan el balompié chileno.
Una de las últimas jugadas es la que ocurrió el martes 15 de diciembre pasado, el mismo día en que el ex contralor Ramiro Mendoza firmó el informe legal y contable sobre la asociación creada para organizar la Copa América 2015. Durante esa jornada, otro documento –que pasó inadvertido– fue enviado también a Quilín por la auditora RSM Chile, para ahondar más en las deficiencias administrativas del torneo, que ha estado en la mira de las autoridades y la opinión pública, luego de que en mayo pasado la fiscal estadounidense Loretta Lynch destapara las millonarias coimas pagadas por la empresa Datisa para asegurar el contrato por los derechos televisivos y de merchandising del campeonato continental.
En un informe preliminar de RSM a septiembre, figuran 23.782 millones de pesos como ingresos y 11.717 millones de pesos como resultado del ejercicio. Las cuentas por cobrar alcanzaron 10.161 millones de pesos, lo que deja una interrogante sobre el destino de 1.556 millones de pesos.
La acusación de que Datisa habría pagado, de forma irregular, 40 millones de dólares a representantes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), de los cuales tres millones estaban dirigidos hacia Chile, fue el pitazo inicial. Uno que derivó en la creación de un comité fiscalizador de auditorías en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), que en junio contactó a Mendoza.
Seis meses después, el ex contralor –junto a Elisa Villarroel, Eric Latorre y el abogado Matías Mori– recomendó hacer una auditoría forense a las diferentes entidades vinculadas al fútbol chileno, lo que, en otras palabras, equivale a sumar peritajes contables, jurídicos y criminalísticos para enfrentar lo que puede ser un escándalo mayor y, así, “prevenir la cancelación jurídica de la entidad”, lo que podría paralizar el fútbol profesional chileno.
Lo que llama la atención es que la Copa América ya había sido auditada por la empresa RSM Chile, un proceso cuyos detalles hasta ahora no se conocían mayormente. Fue precisamente Luis Landa, socio de esta compañía, el que este mes envió a Quilín un documento que –según cercanos a la investigación– no estuvo a la vista de Mendoza y su equipo. Se trató de una “carta a la gerencia” de 15 páginas, en que RSM advertía que “durante nuestra auditoría identificamos algunas deficiencias en el control interno”, que van desde no generar órdenes de compras formales ni tener como práctica pedir más de dos cotizaciones por un producto, hasta no contar con un programa de detección y evaluación de fraude, y registrar comprobantes de ingresos y egresos sin firmas correspondientes que las autorizaran. Los riesgos e implicancias de estas deficiencias, sostenía la carta, importan “pagar precios sobre el valor de mercado” y efectuar operaciones con “irregularidades”.
Era la última intervención de RSM respecto de la Copa América, auditoría que estuvo marcada por sucesivos informes, no siempre concordantes. En uno de éstos se entregan detalles –que tampoco estuvieron a la vista del equipo de Mendoza, afirman las mismas fuentes– sobre 2.445 millones de pesos sin explicación suficiente por concepto de transporte aéreo, gasto de inmobiliario de estadio y ceremonias, entre otros.

Las platas no acreditadas

Luis Landa es managing partner de RSM Chile, compañía que destaca entre sus “principales clientes” a Chilectra, La Polar, Chilefilms y la ANFP. A esta última organización “comenzamos a auditarla en 2011 (…) pero no llegamos a través de Cristián Varela”, asegura Landa, en referencia al CEO de Chilefilms y a la vez director de la asociación de fútbol, sobre quien pesan críticas debido a que el CDF tiene contratos con la empresa audiovisual. Al asumir también la auditoría a la Copa América, su contraparte siempre fue el gerente general Rodrigo Grumberg, sostiene Landa.
El primer informe entregado por RSM Chile constó de 18 páginas, en que se emitió una opinión positiva del trabajo realizado para administrar el torneo, que se desarrolló entre junio y julio de este año. “En nuestra opinión, los estados financieros presentan favorablemente, en todos sus aspectos significativos, la situación financiera de la Asociación para la Organización de la Copa América 2015 al 31 de diciembre de 2014 y 2013, y los resultados de sus operaciones y los flujos de efectivo por los años terminados en esas fechas”, dice el reporte, firmado por el auditor independiente, que agrega que la entidad se encuentra tramitando una exención tributaria.
Un segundo documento (que –según fuentes ligadas al caso– sí estuvo a la vista de Ramiro Mendoza y su equipo) da cuenta de la visión actualizada de RSM sobre su cliente tras conocerse las pesquisas del FBI en Estados Unidos. En el texto, que incluye una carta de Landa fechada el 23 de octubre, se advierte que “al 30 de septiembre de 2015 no hemos recibido respuesta a la confirmación de saldos enviada a la Confederación Sudamericana de Fútbol, la que, según nos señala la administración, involucra además el estado de cuentas corrientes con las otras federaciones de la región”.
El martes 15 de diciembre pasado, el mismo día en que el ex contralor Ramiro Mendoza firmó el informe legal y contable sobre la asociación creada para organizar la Copa América 2015, otro documento fue enviado también a Quilín, esta vez por la auditora RSM Chile, para ahondar en las deficiencias administrativas del torneo.
Luego se detalla que a septiembre los ingresos por actividades ordinarias alcanzaban los 23.782 millones de pesos –montos provenientes de la venta y recaudación de tickets vía Ticketpro, más los dineros recibidos en virtud del acuerdo suscrito entre la Conmebol y la ANFP por 7,5 millones de dólares–. Tras gastos, el resultado del ejercicio era de 11.817 millones de pesos. Por otra parte, se mencionaba que había cuentas por cobrar a la ANFP (que era la vía por la cual retornaban a dicha asociación los dineros generados en el campeonato sudamericano) por 10.261 millones de pesos. El destino de los 1.556 millones de diferencia, es una de las interrogantes que aún no tiene respuesta.
Un tercer documento, también fechado el 23 de octubre y que, afirman cercanos, no fue visto por el equipo del ex contralor, es el más explícito en cuanto a los reparos a los manejos de la Copa América. En el texto, junto con reiterarse que al 30 de septiembre no había respuesta de la confirmación de saldos enviada a la ANFP, se enumeran 32 cuentas sin documentar por un total de 2.445 millones de pesos. Encabezan esta lista gastos en transporte aéreo por 435 millones 69 mil pesos, seguidos por gastos de inmobiliario para estadio por 234 millones 246 mil pesos y luego, por 230 millones 643 mil pesos, vinculados a ceremonias. En cuarto lugar figuran desembolsos en transporte terrestre, por 140 millones 539 mil pesos, y en campos de entrenamiento, con Blanco y Negro, por 140 millones de pesos.
El apartado de ingresos ordinarios y resultados del ejercicio de este documento, no arrojó diferencias mayores con el informe anterior: 23.782 millones de pesos como ingresos y 11.717 millones de pesos como resultado del ejercicio. Mientras, las cuentas por cobrar en este borrador alcanzaron los 10.161 millones de pesos. La interrogante sobre el destino de los 1.556 millones de pesos, se mantuvo…
Casi dos meses después de aprobar este borrador, RSM Chile generó la carta a la gerencia de la asociación, advirtiendo sobre las fallas de control en la administración de la Copa América 2015, tema sobre el que Luis Landa accedió a conversar. Consultado sobre las diferencias entre el primer y segundo informe de la auditora externa, planteó que “hasta abril estaba todo tranquilo, es un tema que se empieza a mover más tarde en 2015 (…) Y luego la evidencia que nosotros recibimos para validar los grandes números, era suficiente para decir que, salvo estos puntos que mencionamos, las cuentas eran razonables”.
“Vimos antecedentes que permitieron que, como auditores, quedáramos satisfechos de que esas partidas estaban razonablemente sustentadas. Pero hubo un trabajo detrás de eso, no fue fácil, porque había debilidades de control interno”, sostuvo el auditor, recalcando que su decisión de enviar la misiva a Rodrigo Grumberg sobre este punto, excedía las condiciones acordadas de su mandato.
Al preguntar al auditor externo por qué no se aprobó el borrador que advertía con detalles de las anomalías en la administración del torneo, su locuacidad amaina. “No puedo revelar información que no es pública”, sentencia tajante.
Así las cosas, con Sergio Jadue en EE.UU. tras reconocer su responsabilidad en el caso, el anhelado campeonato internacional logrado por Chile sigue haciendo noticia más por irregularidades que como hazaña deportiva. •••
______________________________________________
Las alzas en los ingresos de Sampaoli
No sólo los resultados del denominado informe Mendoza, sobre la Copa América, han estado estos días en medio del debate del fútbol chileno. El trascendido de que al interior del consejo de presidentes de la ANFP se habría revelado que el director técnico de la selección recibiría ingresos por 200 millones de pesos al mes, también ha generado opiniones encontradas. Por un lado están quienes consideran estos montos demasiado altos para la realidad chilena y, por otro, los que sostienen que son los estándares que se manejan a nivel internacional, considerando que se trata de un técnico que llevó a la selección a obtener una Copa América por primera vez en la historia y que está nominado a mejor DT del mundo por la FIFA, junto con Luis Enrique y Pep Guardiola. Este último, de acuerdo a cifras publicadas en marzo por la revista especializada France Football –en un ranking que incluye sueldo más premios publicitarios–, durante todo el año 2014 tuvo ingresos por 15,2 millones de euros anuales a la cabeza del Bayern Múnich, es decir, más de 900 millones de pesos chilenos al mes.
Cifras provenientes de la ANFP, a las que tuvo acceso Capital, dan cuenta de la progresión de los ingresos de Jorge Sampaoli y su cuerpo técnico, entre enero y agosto de 2015. Estos antecedentes muestran remuneraciones variables en este período, pero no se precisa si estas variaciones corresponden a premios, bonos u otros. Tampoco se menciona en estos documentos los ingresos por concepto de derechos de imagen del entrenador, que también han estado en la polémica estos días.
De acuerdo a la información recabada, el técnico habría recibido en marzo un sueldo líquido de 34.055.295 pesos, monto que registraría un aumento importante en mayo, donde estos ingresos líquidos habrían llegado a más de 91 millones, hasta alcanzar un máximo en agosto, con 104.827.491 de pesos líquidos al mes.
Más atrás en los ingresos figura el ex ayudante técnico de la selección Sebastián Beccacece, quien, tras ser fichado por la U como nuevo DT, se encuentra en una disputa contractual con la ANFP, por una cláusula de salida de cerca de 2,3 millones de dólares, que el argentino se niega a pagar aludiendo a un acuerdo verbal. En la selección el sueldo líquido del rosarino habría alcanzado 16.376.112 pesos en enero de este año, cifra que habría subido a 50.521.923 pesos, líquidos también, en agosto.
Estos antecedentes también dan cuenta de los ingresos del preparador físico de la Roja, Jorge Desio. Según las cifras a disposición de esta revista, Desio habría recibido un sueldo líquido de poco más 16 millones de pesos en enero, que a agosto de 2015 se habrían incrementado hasta llegar a los 50.455.032 pesos, después de impuestos y descuentos legales.
Jorge Sampaoli, quien estos días está en Miami, ha criticado la polémica en torno a sus ingresos, acusando una violación de la confidencialidad de su contrato y diciendo que lo que se busca finalmente con esta controversia, es su salida de la selección. En el documento al que tuvo acceso Capital, figura además un ítem por concepto de arriendo mensual de una casa para el DT de 5.650.000 pesos.
Publicar un comentario