2015/11/26

Insulza se abre a un diálogo con Evo Morales, pero sin abordar tópico de la demanda marítima

El mandatario paceño reconoció que si bien dialogó con el entonces secretario general de la OEA, nunca se tocó el tema de la soberanía.

Por Víctor Hugo Moreno
José Miguel Insulza llegó ayer a La Moneda para participar de un almuerzo con la mandataria y el secretario general de la OCDE.
Las primeras definiciones en torno a la impronta que pretende instaurar en su rol de agente ante la demanda boliviana en La Haya, comenzó a trazar ayer José Miguel Insulza.

De partida, lo primero que aclaró es que en "en esta pega" hay un jefe claro: el canciller Heraldo Muñoz. Ello, en respuesta a una serie de comentarios y análisis que apuntan al rol más político y activo que podría tener el ex secretario general de la OEA en comparación a su antecesor Felipe Bulnes, quien ostentaba un perfil mucho más bajo, abocado ciento por ciento a litigar en favor de la defensa chilena y que este hecho lo podría hacer chocar en funciones con Muñoz.

Otra de las definiciones expuestas ayer por el "Panzer" en La Moneda fue aclarar a qué tipo de diálogo se refirió cuando estaba como mandamás de la OEA, y que éste nunca se basó en una disposición a entregar soberanía.

En ese marco, señaló estar dispuesto a continuar una senda de conversaciones, pero sin abordar el tema marítimo que está exclusivamente radicado en La Haya.

Este punto marca una diferencia con la posición de Bulnes, quien nunca habló de ningún tipo de diálogo con Bolivia, pues su labor radicaba en los estrados de La Haya.

En torno a la posibilidad de conversar con Evo Morales, Insulza señaló: "Siempre he sido partidario del diálogo. Fíjese usted que en mis cinco años de canciller me tocó hacer ese diálogo en la OEA con el canciller de Bolivia, y en mis diez años como secretario general, me tocó presenciar ese diálogo, porque Bolivia consiguió poner el tema en tabla permanente en la OEA el año '79. Entonces, estuve en todos esos diálogos y yo soy partidario no solamente de seguir eso sino también los que sean de manera privada. Pero hay que recordar que el diálogo terminó cuando Bolivia retiró el tema de la tabla de la OEA porque estaba en el tribunal de La Haya".

Asimismo, subrayó que ese diálogo debe ser sin condiciones y que por ahora es imposible avanzar en una "negociación formal con Bolivia", aclarando que sí se puede conversar, pero de otros temas. A su vez, no cerró del todo la puerta para un eventual viaje a Bolivia, pero una vez que se acabe el tema de La Haya.

Desde el país vecino, Evo Morales hizo una rectificación. Luego de que emplazara a Insulza a hacerse cargo de sus dichos en torno a la demanda marítima, ayer aclaró que nunca con Insulza habló directamente de soberanía.

En tanto, el agente no quiso entrar en el fondo sobre una de sus labores esenciales, más allá de la política y que tiene que ver con la defensa jurídica. En ese aspecto, sólo expresó que se "está trabajando en llevar a cabo la mejor defensa".

Así, en las próximas semanas se reunirá con los abogados asesores nacionales e internacionales, con estos últimos en París, para reforzar la estrategia de cara a la entrega que debe hacer Chile de la Contramemoria el 25 de julio de 2016 y en la cual- a juicio de varios expertos y asesores- se deben mejorar diversos argumentos para explicar claramente el porqué una negociación diplomática no debe ser reconocida como fuente de derecho, como pretende hacer ver Bolivia.

Quien también abordó el tema ayer en La Moneda fue el ex presidente Ricardo Lagos quien insistió en que para cualquier tipo de acuerdo con Bolivia hay otro actor en escena:

"Conversé con los seis mandatarios bolivianos, siempre hablamos del tema de una salida al mar sin soberanía, y cada vez que uno de ellos los planteó, fui muy claro, ¿por qué no hablan con el Perú? ellos tienen el candado", apuntó.
www.df.cl
Publicar un comentario