Noticias

Loading...

2012/04/11

Asesinato desata la mayor crisis política en China desde la masacre de Tiananmen

Bo Xilai, ex secretario del Partido Comunista de Chongqing, era una de las cartas para asumir una posición de liderazgo en el próximo gobierno.

Gu Kailai, esposa del destituido dirigente chino Bo Xilai, fue detenida ayer acusada del homicidio del empresario británico Neil Heywood, tras la expulsión de su marido del Politburó del Partido Comunista de China.

Gu y su asistente doméstica Zhang Xiaojun son “altamente sospechosas” de la muerte de Heywood, que en principio la policía atribuyó a una sobredosis de alcohol, subrayó la agencia de noticias estatal china Xinhua. Su cuerpo fue cremado.

Las dos detenidas se encuentran a disposición de las autoridades judiciales y se investiga un posible homicidio intencionado de Heywood, Fue el propio gobierno del Reino Unido el pidió que el caso fuera reabierto, lo que supuso una internacionalización del mayor escándalo político que la cúpula comunista china sufre en décadas, desde la masacre de la Plaza de Tiananmen, en 1989.

“La esposa del camarada Bo Xilai y su hijo mantenían amistad con Heywood, pero tenían conflictos sobre intereses económicos, que se habían intensificado”, informó la nota de la agencia oficial.

Las sospechas sobre el homicidio comenzaron el 6 de febrero cuando Wang Lijun, el jefe de policía de Chongqing (municipalidad del centro del país gobernada por Bo), solicitó asilo en el Consulado de EEUU en la vecina ciudad de Chengdu, un hecho que fue el detonante del escándalo.

Wang alegó que necesitaba protección diplomática tras acusar a la esposa de Bo, político de quien el jefe policial fue durante años mano derecha. Fuentes citadas por Financial Times aseguran que será tratado con benevolencia por ayudar a derribar a un hombre que tenía muchos enemigos dentro de la elite política.



Expulsión del Partido


Poco antes de anunciar la detención de la esposa de Bo, otro comunicado de Xinhua notificó que éste, un ex ministro de Comercio, fue expulsado del Politburó y del Comité Central del Partido Comunista, lo que abre la puerta a futuras investigaciones judiciales contra él.

“Quien viole la ley debe ser tratado de acuerdo con la ley y no será tolerado, sin importar quién esté involucrado”, advirtió la agencia portavoz del gobierno.

Bo ya había perdido la secretaría general del Partido en Chongqing el 15 de marzo, al día siguiente de que el primer ministro chino, Wen Jiabao, mostrara su preocupación por los hechos ocurridos en esa localidad, aunque entonces no diera detalles.

Bo Xilai sonaba para muchos como uno de los principales aspirantes a formar parte de la cúpula comunista en la renovación que ésta hará el próximo mes de octubre, de cara al posterior cambio de gobierno de marzo de 2013.

Sin embargo, Bo no contaba con todos los apoyos de los actuales líderes, al haber lanzado en Chongqing una campaña de “retorno al maoísmo” que sorprendió a algunos sectores del Politburó.

También se hizo famoso en Chongqing por su lucha contra las mafias que dominaban la ciudad, con operaciones policiales -junto a Wang Lijun- en la que cayeron altas instancias de los cuerpos de seguridad, los tribunales o el mundo empresarial de esa gran urbe cercana a la Presa de las Tres Gargantas.

La caída de Bo, al ser un poderoso “príncipe” de la política china y también hijo de un héroe revolucionario, junto con su esposa, hija de un principal general comunista, tuvieron sendas repercusiones en la clase dirigente política de China.

La Oficina de Extranjería y de la Commonwealth del Reino Unido manifestaron su interés en el caso y dijo que agradecían que los chinos esténn investigándolo.

www.df.cl
Publicar un comentario