Noticias

Loading...

2011/05/02

América Latina y el Caribe avanzan, aunque con dificultades, hacia la concreción el próximo año de un tratado de comercio de armas

América Latina y el Caribe avanzan, aunque con dificultades, hacia la concreción el próximo año de un tratado de comercio de armas afirmó hoy en Uruguay, Christiane Agboton-Johnson, directora del Instituto de las Naciones Unidas para la Investigación sobre el Desarme (UNIDIR).
La funcionaria encabezó el seminario regional para las Américas y el Caribe de apoyo a las negociaciones sobre el Tratado de Comercio de Armas que concluyó en esta jornada en Montevideo, despeua de días de debate.
"Estamos muy satisfechos con los resultados de la reunión por varios motivos" dijo Agboton-Johnson a Efe.
La funcionaria de la ONU destacó "la muy buena participación" en "número y calidad" en la reunión debido a que delegados de unos 35 países tomaron parte del encuentro.
Además, en el seminario debatieron diplomáticos, técnicos, representantes de fuerzas de seguridad y de empresas del sector de las armas "algo que es muy difícil de lograr".
Controlar el comercio internacional de armas convencionales es un desafío pero al mismo tiempo fundamental para luchar con éxito contra el tráfico ilegal, agregó.
América Latina y el Caribe es una zona muy afectada por la violencia, con muchas armas en manos indebidas , destacó la representante de Naciones Unidas.
Las negociaciones para la firma del Tratado de Comercio de Armas convencionales debe terminar en julio de 2012 y según Agboton-Johnson "es posible" cumplir con ese objetivo "si se multiplica el esfuerzo por construir la convergencia y no se juega con las palabras".
"No aspiramos a tener un tratado perfecto, pero si un buen tratado que de para el tema de las armas las mismas garantías y seguridades que existen para el comercio en general", destacó.
Entre los obstáculos la funcionaria de ONU señaló el alcance del tratado porque, dijo, como armas convencionales se entienden todas las que no son nucleares, biológicas o químicas "y el espectro es muy grande".
Además se debe contemplar los derechos de los países productores, exportadores e importadores, atender a la legislación nacional y tener en cuenta que no solo los gobiernos fabrican armas sino muchas empresas "poderosas y con grandes intereses".
La directora de UNIDIR destacó que "no se trata de prohibir el comercio de armas sino de controlar, fijar las normas y las reglas fundamentalmente para evitar los desvíos y el tráfico ilícito".
El encuentro, cuyas sesiones fueron privadas, contó con el apoyo de la Unión Europea y la organización del Gobierno uruguayo a través del Ministerio de Relaciones Exteriores. EFE jf/cg
Publicar un comentario